mayo 28, 2020

Lanzamiento de SpaceX y la NASA: se aplaza la misión por el mal tiempo, ¿qué pasa ahora?

Redacción
BBC News Mundo

La NASA y la compañía SpaceX cancelaron este miércoles el lanzamiento de la nave Crew Dragon, que tiene la misión de llevar a dos astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Las malas condiciones del tiempo obligaron a que minutos antes del lanzamiento se tuviera que suspender la operación.

El sábado 30 de mayo se hará un segundo intento a las 15:22 hora local (20:22 GMT).

La misión ha sido considerada histórica por ser la primera vez que una empresa privada sirva de «taxi» para que la NASA ponga a sus astronautas en órbita.

También será el primer lanzamiento espacial tripulado que se hace desde suelo estadounidense desde 2011.

¿Qué ocurre ahora?
Para que el lanzamiento pudiera realizarse, debía despegar exactamente a las 4:33 p.m., hora local, para poder encontrarse en el momento preciso con la Estación Espacial Internacional, que orbita a cerca de 400 km de altura.. Eso es a lo que los expertos llaman una «ventana de tiempo instantánea».

El nuevo intento de lanzamiento será el 30 de mayo a las 15:22 hora local.

Hay un 60% de posibilidades de buen tiempo en ese momento, pero, como siempre en Florida en primavera, las tormentas son una posibilidad.

El gran día para la NASA y SpaceX arruinado por el mal tiempo
Jonathan Amos, corresponsal de Ciencia de BBC

Se tomó una decisión anticipada para postergar hasta el sábado el primer lanzamiento de astronautas en Estados Unidos en nueve años.

Una tormenta tropical se está formando sobre el Atlántico y habría estado muy cerca de la trayectoria de la nave espacial cuando hiciera su ascenso a órbita.

Ahora SpaceX y la Nasa tendrán que esperar hasta que la EEI vuelva a una posición apropiada en el cielo para intentar otro lanzamiento.

El día más cercano que esto puede ocurrir es el sábado. Si ese día no se puede, habría una tercera oportunidad el domingo.

Hay un gran interés en este lanzamiento. Desde el retiro de los transbordadores espaciales en 2011, EE.UU. ha tenido que depender de los vehículos rusos Soyuz.

Pero la misión de Hurley y Behnken no se trata solo de orgullo.

La NASA está renunciando a su práctica de poseer y operar los sistemas espaciales que usa en órbita terrestre baja y tiene la intención en el futuro de simplemente contratar servicios de transporte de tripulación.

SpaceX es el primero de estos nuevos proveedores de servicios.

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, cree que este enfoque le ahorrará dinero a la agencia, que luego podrá gastar en misiones a la Luna y Marte.

«Visualizamos un futuro donde los vuelos a la órbita terrestre baja se comercialicen por completo, donde la NASA sea uno de muchos clientes, donde tengamos numerosos proveedores que estén compitiendo en costo, innovación y seguridad», dijo.

«Estamos probando un modelo de negocio que finalmente nos permita ir a la Luna de manera sostenible. En otras palabras, iremos a la Luna para quedarnos», sostuvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *