septiembre 4, 2020

Facebook restringirá reenvíos en Messenger para evitar bulos en las elecciones de EE UU

G. V.
El País

Facebook se prepara para unas elecciones broncas y polémicas. El propietario y consejero delegado de la red social, Mark Zuckerberg, ha lanzado hoy una prolija entrada en su blog en la que anuncia varias medidas para tratar de combatir la desinformación de cara a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. “Estas elecciones no van a ser como siempre”, aseguró. “Todos tenemos la responsabilidad de proteger nuestra democracia. Eso significa que hay que ayudar a la gente a inscribirse y votar, despejar la confusión sobre cómo se realizarán estas elecciones y dar pasos para reducir las posibilidades de violencia y disturbios”, añadió el informático y empresario.

Así, Facebook vetará los anuncios políticos en su plataforma en la semana anterior a las presidenciales. La compañía, además, limitará los reenvíos a través de Messenger de contenido sobre elecciones en EE UU, algo que ya puso en práctica con WhatsApp durante la pandemia. “Estamos reduciendo el riesgo de que la información errónea y los contenidos dañinos”, aseguró, y matizó que se podrá seguir compartiendo información sobre los comicios elecciones, pero que limitará el número de chats a los que se puede reenviar un mensaje a la vez. “Ya hemos implementado esto en WhatsApp durante períodos sensibles y hemos comprobado que es un método eficaz para evitar que la información errónea se propague en muchos países”.

El gigante de las redes sociales prometió también verificar los anuncios prematuros de victoria en los comicios: si un candidato se declara como ganador antes del recuento final, Facebook añadirá a su publicación un enlace que llevará a los resultados oficiales. “Estoy inquieto por los posibles retos que afrontará la gente al votar”, escribió el director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, en una publicación en la red social. “Y también me preocupa que, con nuestro país tan dividido y la posibilidad de que se tarden días o semanas para tener los resultados de las elecciones, haya un alto riesgo de disturbios civiles en todo el país”.

Tres cuartos de la población estadounidense podrá votar por correo este año, después de que las autoridades de varios estados dieran su visto bueno a esa modalidad por culpa de la epidemia de covid-19. Un fuerte incremento del voto postal dificultará el recuento de los votos y es posible que los resultados definitivos de las presidenciales no se conozcan hasta bastante después del día de la votación, lo que podría suscitar todo tipo de rumores sobre manipulaciones de los comicios. El presidente, de hecho, es uno de los principales alentadores de la teoría de que el voto por correo le va a sustraer las elecciones.

El presidente asegura casi a diario que el aumento del voto postal este año es una maniobra para darle la victoria a su adversario, el demócrata Joe Biden, y se ha negado a decir si aceptara los resultados en caso de derrota.

A Zuckerberg también le preocupa el uso torticero del coronavirus, lo que le ha llevado a establecer “reglas contra el uso de amenazas relacionadas con la covid-19 para desalentar el voto”, explicó. “Eliminaremos las publicaciones que afirmen que la gente va a infectarse de covid-19 si participan en la votación”, aseguró Zuckerberg. Facebook, además, adjuntará un enlace a información autorizada sobre el virus en aquellos posts sospechosos, y prohibirá este tipo de contenido en los anuncios. “Dadas las circunstancias únicas de esta elección, es especialmente importante que la gente tenga información precisa sobre las muchas formas de votar con seguridad, y que la covid-19 no se utilice para asustar a la gente para que no ejerza su derecho al voto.”, aseguró.

Esta semana ha asomado de nuevo el espectro de la injerencia rusa en las elecciones de EE UU. Facebook y Twitter informaron del cierre de varias cuentas falsas con desinformación dirigidas a votantes de izquierda. El FBI alertó a las tecnológicas del perfil de esas páginas. La operación está vinculada a la Agencia de Investigación de Internet, una empresa con sede en San Petersburgo que fue clave en la injerencia del Kremlin en los comicios de 2016, que, según concluyeron los servicios de inteligencia estadounidenses, buscaba favorecer a Donald Trump.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *