marzo 25, 2021

El enredo de Maradiaga

El candidato a la presidencia de Nicaragua, Félix Alejandro Maradiaga, comenta en un video que está circulando en las redes sociales,, hablando del viaje de estudios, de un año, en el programa Mason de la Universidad de Harvard:

“Yo ya tenía -como dice el dicho- un pie en el avión, para irme a estudiar, me doy cuenta de que no tengo la beca, entonces ¿a qué recurrí? Bueno, recurrí a un banco, a un banco privado a sacar un préstamo, en este caso al BAC, no le estoy haciendo ningún comercial al BAC, pero es verdad”.

Con esta teoría, Maradiaga pretende minimizar la decisión del Ministerio de Defensa, de mayo de 2005, comunicada en una carta que firma el titular de la carta, José Adán Guerra Pastora, sobre el “auspicio parcial” del curso de estudios y le anuncia que le entregarán US$ 45,000 dólares de los fondos de la donación de China Taiwán.

 El documento, con la firma y sello del titular de Defensa, está dirigida a él y hasta ahora no la ha desmentido ni ha explicado qué hizo con el dinero. Pero, hay algo más, él reconoce que estudiar en los Estados Unidos requiere de una visa que se tramita con tiempo suficiente, y que depende de un requisito más, que bota la enredada teoría del aspirante presidencial.

En el video le preguntan cómo hizo para viajar a Estados Unidos si no tenía visa ni dinero y, por tal razón, recurrió a un préstamo en el BAC. Y Maradiaga respondió:

“Aquí está una constancia original del Departamento de Justicia de los Estados Unidos debe sacar una visa de estudiante y por tanto se requiere una confirmación jurada de cuáles son los fondos que van a pagar esos estudios en Estados Unidos”.

Según el archivo en línea del Departamento de Justicia de los Estados Unidos se trata de la visa F 1, para no inmigrantes que es, efectivamente, requisito indispensable.

Entonces surgen las preguntas: 1) Si el curso del programa Mason comenzó en julio de 2005, ¿cómo es que en septiembre estaba tramitando el supuesto préstamo y la visa? 2) ¿Cómo es que Harvard lo aceptó dos meses después de haber comenzado las clases presenciales? En el video dice que la carta para la visa se la dieron en septiembre de 2005.

Félix Maradiaga comenta en el video que tiene la carta original del Departamento de Justicia de fecha, septiembre 2005. Entonces, si el curso en Harvard inició en el mes de julio de 2005, ¿cómo hizo para ingresar a EEUU si él mismo afirma que la carta para la visa se la dieron en septiembre de 2005?

Los requisitos establecidos por la prestigiosa universidad estadounidense establecen que el programa de Mid Career MPA (el de un año que cursó Maradiaga) comenzará en julio, como él mismo explicó al presidente Enrique Bolaños cuando le pidió permiso para estudiar.

Las autoridades de Migración y Consulares de los Estados Unidos establecen que los estudiantes con visa F1 pueden ingresar hasta 30 días antes de la fecha de inicio del curso.

Y lo último y mucho más revelador del video es que él dice tener la carta original del Departamento de Justicia de los Estados Unidos es que para las autoridades de migración de ese país.

Recolectaron fondos para periodistas y no han rendido cuentas

Una recolecta de fondos que reunió USD$ 17,743 dólares para periodistas afectados por el Covid-19 de la que no han rendido cuentas; una fundación y una plataforma digital que reciben fondos para la lucha democrática en Nicaragua pero que está dedicada a promover la candidatura de Félix Maradiaga; una cadena de hechos que vinculan a éste con cuadros del Frente Sandinista, son algunas de las nuevas evidencias que han salido a la luz pública en la medida que profundizamos en nuestras investigaciones.

Desde que Javier Meléndez Quiñónez Y Félix Alejandro Maradiaga se juntaron en el Ministerio de Defensa, en 2003, en una comisión para elaborar políticas públicas sobre sobre seguridad nacional y defensa, y la relación de ambos no ha parado de producir proyectos de cuyo financiamiento se ha asegurado Meléndez y actos que violan las leyes, normas y códigos de ética.

En los últimos años, Meléndez fundó en Honduras, en donde se instaló una vez que su esposa Deborah Ullmer fue nombrada directora de país por el instituto Nacional Demócrata, NDI por sus siglas en inglés, el proyecto Expediente Privado, y luego hizo una versión para Nicaragua conocida como Expediente Público.

Un grupo integrado en 2012 por Maradiaga, su esposa Berta, un amigo y compañero de colegio de éste, a quien llevó a trabajar al Ministerio de Defensa y luego al IEEPP, Alberto Arguello Sacasa, identificado como un simpatizante sandinista, pidieron a la Asamblea Nacional la personería jurídica para la Fundación Libertad.

Un enlace sandinista

El parlamento nacional, liderado entonces por el desaparecido diputado René Núñez Téllez, aprobó el dictamen de la comisión de Defensa y Gobernación, presidida por el diputado sandinista Filiberto Rodríguez, favorable a la solicitud de una personería jurídica presentada a su vez, por el diputado del PLI, Wilber López Núñez.

Este último es actualmente directivo del Partido Ciudadanos por la Libertad.

La fundación Libertad que maneja Maradiaga y su esposa nacieron en una evidente colusión de cuadros y de voluntad sandinista, como explicamos más adelante. El proyecto “Voces en Libertad”, financiado con fondos de institutos políticos estadounidenses, cuya base de operaciones está en miami, Florida, es uno de los frutos de esta relación.

El modus operandi usado por Maradiaga en este y otros proyectos es el mismo que ha seguido Meléndez Quiñónez durante 17 años, desde que fundó en Nicaragua el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, conocido por sus siglas IEEPP.

En el hilo a largo de este período es notable la relación de apoyos mutuos entre Meléndez y Maradiaga, en los que Ullmer y Valle figuran como ejecutivos, miembros de los consejos editoriales, administradores y buscadores de donaciones.

El vínculo con el FSLN

En la gestión de la personería jurídica aparece la figura del ex vicecanciller Valdrack Jaentshke, entonces consultor y miembro del consejo editorial de las publicaciones del IEEPP, con quien trabajó durante varios años.

Jaentshke fue crucial para acercar a la plataforma que manejaban Velásquez y Maradiaga a figuras del sandinismo, tanto en foros como para elaborar artículos y ensayos publicados en los boletines a personalidades como el embajador de Nicaragua en Washington, Francisco Campbell, y altos mandos de la Policía.

En este período, la relación del binomio Meléndez-Maradiaga les permitió acercarse a cuadros sandinistas, altos mandos del gobierno con quienes solían consultar temas cruciales para el país como la seguridad nacional, derechos humanos y corrupción.

Recolección de fondos

En el último año, el programa Voces en Libertad ha abierto campañas de recolección de fondos para “periodistas en Nicaragua en Riesgo por el Covid-19”.

Utilizando la base de la conocida plataforma GoFundme.com, la organización del matrimonio Maradiaga-Valle recolectaron USD$ 17,743 dólares provenientes de 441 donantes, según consta en la web de GoFundMe.

El mensaje de Voces en Libertad fue: “Los medios y periodistas independientes de Nicaragua han asumido un enorme compromiso para informar sobre cómo avanza la pandemia del Covid-19 en el país. Cumpliendo este compromiso muchos de ellos han sido infectados por esta enfermedad. Considerando la difícil situación sociopolítica y el estado de censura y represión a los medios de comunicación independientes, por parte del gobierno desde abril de 2018, muchos de estos periodistas trabajan sin un salario fijo que les permita cubrir los gastos de la enfermedad y tener recuperación oportuna”.

En un sondeo con algunos periodistas que sobrevivieron al ataque del virus, hemos constatado que ninguno recibió apoyo de Voces en Libertad cuando estuvieron en cuarentena en sus casas o en hospitales.

La organización tampoco ha rendido un informe sobre el destino de la ayuda recolectada, aproximadamente más de seiscientos mil córdobas.

Las donaciones llegaron de instituciones y personas de Nicaragua, como la de Juanita Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres por US 100; Aníbal Toruño, de Radio Darío, US$50; Houston Castillo, corresponsal de la voz de América, US$ 15 dólares.

Además de varias donaciones anónimas entre otros. Como se nota varios periodistas y activistas sociales aportaron al fondo no así los promotores de los proyectos como Maradiaga o Meléndez, por ejemplo.

Una de las características visibles en las publicaciones o videos de los programas de Expediente Público y Expediente Privado, que dirige Meléndez, es ocultar el origen de los fondos. (Tomado de La Trinchera)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *