25 de marzo de 2022

Dinamarca busca la prohibición total de la venta de tabaco a los nacidos después de 2010

El Mundo

El Gobierno admite que existen grandes obstáculos legales para poder aplicar la medida, que no cuenta con el apoyo de la oposición

Un ciudadano danés que haya nacido en 2010 o después nunca podrá comprar tabaco en su país. Ese es, al menos, el objetivo del Gobierno socialdemócrata de Mette Frederiksen. Su ministro de Sanidad, Magnus Heunicke, acaba de presentar las propuestas para la reforma sanitaria que a partir de esta semana se discute entre todos los partidos del Parlamento. Otra de las medidas más llamativas es subir de los 16 a los 18 años la edad mínima para adquirir alcohol.

Según Heunicke, se necesitan nuevas ideas para cuidar la salud mental y física de los jóvenes. Por ello, el Gobierno está dispuesto a introducir la citada prohibición de la venta de productos de tabaco y nicotina. Sin embargo, existen importantes dificultades legales que complican considerablemente su puesta en práctica. La oposición de centroderecha, además, se opone de momento frontalmente al plan socialdemócrata.

«Tenemos que mirarnos a los ojos y decidir si debemos resolver el problema o sólo seguir hablando de él», ha declarado Heunicke en la conferencia de prensa de presentación. «Si queremos solucionar estos problemas y prevenir realmente la mala salud física y mental en esta generación, y si deseamos protegerla, necesitamos nuevas perspectivas».

OBSTÁCULOS PARA LA CONSECUCIÓN DE LA NORMA
«Ahora bien, para conseguirlo nos toparemos con obstáculos legales muy complicados que habrá que solventar», ha reconocido el ministro. «Pero el objetivo es claramente que no se fume en la generación de 2010 y posteriores. Por eso estamos dispuestos a dar este paso».

De momento, parece difícil que el Gobierno consiga un amplio respaldo político a su propuesta, que se inspira en una iniciativa similar anunciada el pasado diciembre en Nueva Zelanda, aunque adelantando en este caso el año clave de la prohibición a 2008.

La oposición de centroderecha danesa considera que se trata de una injerencia inaceptable en el derecho a decidir de las personas. «Estos niños se convertirán en adultos y, al llegar a cierta edad, descubrirán que no pueden comprar tabaco, mientras que los que han nacido el año anterior sí pueden», ha indicado el portavoz de Sanidad de los conservadores, Per Larsen. «Creemos que esto es simplemente una enorme interferencia en el modo de vida de la gente».

Tanto Larsen como Martin Geertsen, portavoz de Sanidad de los liberales, han señalado que comparten la ambición del Gobierno de que los adolescentes no empiecen a fumar, pero consideran que la prohibición de la venta no es el camino correcto.

«No apoyaremos que se prohíba vender a personas nacidas después de 2010», ha asegurado Geertsen. «Nos dejaría en la paradójica situación de que un ciudadano de 28 años puede comprar un paquete de cigarrillos, mientras que un ciudadano de 27 años no puede hacerlo».

Más receptivo se ha mostrado el portavoz de Sanidad de Lista Unitaria (extrema izquierda), Peder Hvelplund: «Siempre estaremos a favor de propuestas que ayuden a reducir las desigualdades sanitarias y a reforzar la prevención. Hemos de constatar que tenemos una industria tabacalera increíblemente agresiva y creativa a la hora de introducir a los jóvenes en la adicción a la nicotina. Muy pocas personas experimentan el tabaco como algo que se utiliza con fines recreativos, es decir, un cigarro ocasional. El problema es que muchos jóvenes adquieren una adicción».

Los social liberales (centroizquierda) son más escépticos. «Resulta positivo que el Gobierno haya adoptado un enfoque ambicioso y compartimos su visión de un futuro sin humo», ha explicado Stinus Lindgreen, portavoz de Sanidad. «Pero nos parece un poco extraño que, en el futuro, los comercios tengan que preguntar a personas adultas que quieren comprar tabaco si han nacido antes de 2010. No tengo aún información suficiente para decir si esta es la dirección adecuada».

ELEVAR A 18 AÑOS LA EDAD MÍNIMA PARA EL CONSUMO DE ALCOHOL
Además de prohibir el tabaco para las futuras generaciones, el Gobierno danés también quiere que, como en España y en la mayor parte de la UE, se eleve a 18 años el límite de edad para comprar todo tipo de alcohol. «Se ha creado una mala cultura en torno a nuestros jóvenes, en la que por ejemplo vemos que, cuando inician estudios superiores, a menudo significa que hay que entregarse a un consumo de alcohol en grandes fiestas muy salvaje y descontrolado», ha denunciado Heunicke. «Algunos son demasiado jóvenes para eso. De ahí que propongamos un nuevo marco para la prevención».

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado en 2020, los daneses de 15 años figuraban entre los que más alcohol consumen en Europa y entre los que más a menudo se emborrachan. El 82% de los daneses de 15 años había probado el alcohol, mientras que la media europea era del 59% (el 67% en España). De acuerdo con el estudio, el 65% de los daneses de 15 años había bebido alcohol en el último mes y el 42% se había emborrachado al menos dos veces. Esta última cifra era aproximadamente el doble de las medias europea y española.

La directora de la parte danesa del estudio, Mette Rasmussen, observó que se produce un «cambio drástico» entre los 13 y los 15 años: «Empiezan a salir de fiesta y pasan a formar parte de una cultura en la que el alcohol es una parte natural de la socialización con los amigos».

Dinamarca es actualmente el país escandinavo más permisivo en cuanto a la venta de alcohol. A partir de los 16 años, los jóvenes pueden comprar en tiendas y supermercados bebidas con una graduación de hasta 16,5%. A partir de los 18 pueden comprar cualquier tipo de bebida alcohólica.

En Suecia, la edad mínima son los 18 años, pero sólo para bebidas con menos de un 3,5% de alcohol. A partir de ahí la venta se hace por medio de tiendas controladas por el Estado y denominadas Systembolaget. Para comprar en ellas es necesario tener más de 20 años. Estas tiendas estatales cierran los sábados a las 15 horas y no abren los domingos. El sistema noruego es muy parecido al sueco, con un monopolio estatal en tiendas denominadas Vinmonopolet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *