25 de marzo de 2022

Wang Huiyao, asesor del Gobierno chino: “Las sanciones dañan a la UE, a China y a todo el mundo”

Luis Doncel
El Pais

La invasión rusa de Ucrania, que acaba de cumplir un mes, ha puesto el foco en el creciente poder de China como potencia internacional. El apoyo, con matices, del presidente Xi Jinping a su homólogo ruso, Vladímir Putin, ha despertado el temor occidental a que Pekín acabe apoyando militarmente a Moscú. Wang Huiyao, fundador y presidente del Center for China and Globalization, un think tank que asesora al Gobierno chino, no solo niega que China se esté planteando prestar ayuda a Rusia. Es que además, argumenta, el Kremlin tampoco necesitaría ese apoyo externo dada la superioridad de su Ejército. Wang, de 63 años, defiende desde Pekín en esta entrevista hecha por Skype el papel de mediador de su país y critica el impacto negativo sobre la economía global de las sanciones occidentales sobre Moscú.

Pregunta. ¿Cómo puede contribuir China a reducir el alcance de la guerra en Ucrania?

Respuesta. El Gobierno chino ha dejado claro que quiere respetar la soberanía y la integridad territorial de todos los países y que Ucrania no es una excepción. El presidente Xi Jinping está dispuesto a prestar ayuda a Ucrania y trabajar con la comunidad internacional como intermediador para buscar una solución diplomática y lograr un alto el fuego. También dijo al presidente Joe Biden que, como las dos mayores economías del mundo, China y EE UU tienen la responsabilidad de que esta crisis acabe y buscar una solución pacífica.

P. Mientras hablamos, ciudades como Mariupol o Kiev están siendo bombardeadas. Es difícil negociar bajo las bombas.

R. Por eso China reclama un alto el fuego inmediato. Hay una escalada en las dos partes, también en la ucrania.

P. Xi y Putin se han mostrado como aliados y dicen que su amistad es sólida como una roca. ¿Eso no impide ver a Pekín como un actor independiente?

R. China emitió un comunicado de amistad con Rusia, pero también es amiga de Ucrania. China firma comunicados con muchos países. No publicamos una alianza militar con Rusia ni nada por el estilo.

P. Pero sí política.

R. También EE UU tiene sus alianzas políticas. EE UU ha colocado a China como su enemigo número uno, como su gran rival. Ese es el gran problema. No se puede esperar que China tenga exactamente los mismos objetivos que EE UU o la OTAN. China luchaba ya antes de la crisis ucrania contra las sanciones de EE UU.

P. Biden ha advertido a Xi de las consecuencias que desencadenaría un apoyo material de Pekín a Moscú, una posibilidad que su Gobierno desmiente categóricamente.

R. Nadie plantea eso. ¡Es una táctica de desinformación en la guerra de información! ¿Por qué querría China prestar ayuda a Rusia? ¿Y por qué Rusia iba a necesitar ayuda militar? Ellos, que activaron la alerta nuclear, tienen 5.000 cabezas nucleares, mientras que China tiene solo 300. EE UU está asustado. Y por eso lanza esos avisos. Pero Rusia no necesita la ayuda de China.

P. Aparte de la militar, ¿qué otra ayuda presta China?

R. Las relaciones comerciales habituales se mantienen. Pero China no está aportando ayuda militar o económica extra.

P. Xi no critica la guerra, pero al mismo tiempo trata de distanciarse de los ataques. Critica las sanciones internacionales impuestas a Moscú, pero sus empresas las respetarán. ¿Hasta qué punto podrá mantener este difícil equilibrio?

R. Esta guerra llega después del golpe de la pandemia, lo que nos coloca a todos en una situación muy frágil. El presidente Xi ha alertado de que debemos preocuparnos por la economía global. Las sanciones solo van a incrementar el riesgo de una recesión. Los precios de la comida y del petróleo van a aumentar. Esta situación no dañará solo a la UE, también a China y a todo el mundo. Las consecuencias se notarán en los bolsillos de todos. ¿Los ciudadanos europeos van a dejar de poner la calefacción porque haya aumentado el precio de la energía? ¿Van a pasar frío por la noche? No lo creo.

P. En Occidente hay un amplio consenso de que Ucrania está sufriendo una agresión injusta, lo que ha despertado una oleada de simpatía hacia el pueblo ucranio. ¿Qué imagen del conflicto tienen en China?

R. También compartimos la simpatía hacía Ucrania. La sociedad china resalta la importancia de respetar la soberanía territorial. Nuestro Gobierno ha dejado claro que China jamás va a atacar Ucrania. Pero también hay posturas nacionalistas o populistas, o voces en las redes sociales, que apoyan una actitud más fuerte contra EE UU. Porque China ha sido sancionada y maltratada por EE UU durante años. El presidente Donald Trump pretendía tener buenas relaciones con Rusia para contener a China.

P. La diferencia es si China considera también a Rusia como el agresor, como el responsable de esta guerra.

R. China muestra solidaridad con Ucrania, pero no comparte la misma posición que EE UU y la UE. Reconocemos que Rusia ha sido arrinconada en los últimos años, con una OTAN que se ha expandido hasta rodearla. Ucrania era el último país que quedaba. Y Rusia no habría empezado la agresión si no hubiera habido estas complicaciones históricas, si la OTAN no le hubiera presionado demasiado. China entiende la situación en Rusia, porque tenemos una situación parecida con EE UU y sus alianzas militares en nuestro vecindario. China se enfrenta a los mismos problemas que Rusia en su vecindario. Eso explica por qué Rusia ha actuado con tanta agresividad. Hacen falta dos para bailar tango. No es solo culpa de una parte. Cuando la URSS se desmoronó, habría sido lógico que la OTAN también se disolviera, ¿no? Pero en cambio se fortaleció. Muchos líderes advirtieron de que su expansión tendría consecuencias. Y ahora las estamos viendo. No todo se explica al 100% por la agresión rusa.

P. Pero Putin está consiguiendo el objetivo contrario. La agresión a Ucrania está reforzando a la OTAN.

R. Putin no se puede permitir perder a Ucrania para la OTAN. Ahora Zelenski dice que no va a entrar en la Alianza. Creo que han logrado ya ciertos objetivos.

P. ¿En qué caso podría virar el apoyo de Pekín a Putin? ¿Qué pasaría si usa armas químicas?

R. China no está apoyando a Putin en esta ocasión. Condena la guerra y la violación de la soberanía nacional. Aporta ayuda humanitaria. Si alguien usa armas nucleares o químicas, China estará en contra. Fue EE UU quien dijo que con la covid-19 China había empezado una guerra biológica. Podemos especular, pero si hay una guerra nuclear o química, China lo condenará. Da igual quién protagonice estos ataques.

P. La crisis ucrania muestra también una batalla en el orden geopolítico del siglo XXI. ¿Se está dirimiendo el reparto de poder entre EE UU y China en las próximas décadas?

R. Esta crisis marca un punto de inflexión. Tras la II Guerra Mundial, los acuerdos de Bretton Woods proporcionaron ocho décadas de paz y prosperidad. Ahora hemos pasado la pandemia y el conflicto ucranio. Esta vez el mundo puede ir en dos direcciones. Uno está liderado por EE UU, con alianzas militares y de seguridad como la OTAN, Five Eyes, Aukus, Quad… China va en otra dirección, con la apuesta por alianzas económicas y comerciales que aporten prosperidad al mundo.

P. Pero China también ha disparado su gasto militar.

R. El presupuesto en Ejército de EE UU es igual al de los 10 siguientes países. En China, la inversión en trenes de alta velocidad iguala la de los 10 países que más invierten en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *