30 marzo 2022

Las inesperadas consecuencias de trabajar 4 días a la semana

Alex Christian
BBC Mundo

Cuando a Koray Camgöz le aceptaron que trabajara cuatro días a la semana, los beneficios parecían muchos. El nuevo horario obligó a este relacionador público que vive en Londres a organizar mejor su tiempo.

Todavía podía cumplir con los plazos y mantenerse al día con la lista de tareas pendientes, mientras disfrutaba de un día libre adicional cada semana. Lo más importante para el flamante padre era que podía pasar más tiempo con su hijo.

Su día libre rotaba entre martes y miércoles. Igual tenía que estar disponible para emergencias en su día libre y también tenía que trabajar más horas en sus días laborales para compensar.

«Eso difuminó la línea divisoria entre el hogar y el trabajo», dice Camgöz. «Los domingos por la noche, revisaba mi carga de trabajo y distribuía mi tiempo de la mejor manera posible».

Pero él dice que cualquier compensación valió la pena. «Estaba agradecido de poder pasar tiempo con mi hijo que de otro modo no hubiera podido. Y alivió las presiones financieras: solo ese día extra en casa significaba que podía ahorrar US$520 de una guardería privada».

Sin embargo, algunos miembros de más alto rango del equipo que preferían un horario convencional no estaban muy contentos con su patrón de trabajo. «Yo sentía que iba bien, pero mi jefe directo no sentía lo mismo», dice Camgöz.

«Profesionalmente, me veían menos, así que pensaban que recibían menos de mí». En ausencia de comentarios claros, Camgöz acabó dudando sobre dónde estaba parado. Seis meses después, cuando le ofrecieron un ascenso, le impusieron una condición: tenía que volver a un horario de cinco días.

Equilibrio
Desde que la pandemia introdujo un cambio sin precedentes en el mundo del trabajo, se ha generado mucha discusión sobre la semana laboral de cuatro días. Promocionada como una panacea contra el agotamiento y el estrés laboral, las empresas e incluso los gobiernos han estado experimentando con la idea.

Los resultados preliminares sugieren que los beneficios potenciales incluyen un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal y un mayor bienestar, sin costo alguno para la productividad de los empleados.

Pero aunque se elimina un día del calendario, la carga de trabajo, en muchos casos, sigue siendo la misma. Enfrentados a un horario más apretado, los trabajadores a menudo deben adaptarse a nuevas prácticas y horarios más largos.

Y, como descubrió Camgöz, un cambio rápido a un nuevo modelo de trabajo puede generar problemas, especialmente si no todos están totalmente de acuerdo con el cambio. Eso significa que, si bien la semana laboral de cuatro días podría traer muchos aspectos positivos, para algunos también podría haber consecuencias inesperadas.

Cómo evolucionó la semana de cuatro días
Los debates sobre la duración de la semana laboral no son nada nuevo. En 1926, Ford Motor Company estandarizó el patrón de lunes a viernes; antes, la práctica común era una semana laboral de seis días, con solo los domingos libres.

«La teoría de Henry Ford era que [trabajar] cinco días, con el mismo salario, aumentaría la productividad de los trabajadores, ya que las personas pondrían más esfuerzo en una semana laboral más corta», dice Jim Harter, director de gestión y bienestar en el lugar de trabajo de Gallup, la firma de análisis estadounidense con sede en Nebraska.

Se demostró en gran medida que la teoría era correcta: en las décadas posteriores, la semana laboral de cinco días se ha convertido en una práctica común.

Sin embargo, en la década de 1950, hubo llamados de los sindicatos para introducir una semana de cuatro días. «La gente comenzó a pensar que si quitamos otro día de trabajo, sería aún mejor», dice Harter.

Pero la adopción de la semana laboral de cuatro días se ha mantenido lenta: en marzo de 2020, un estudio de Gallup de más de 10.000 empleados de tiempo completo en Estados Unidos mostró que solo el 5% trabajaba una semana más corta.

Sin embargo, la pandemia ha generado un replanteamiento para algunos jefes: se produjo un gran aumento en la cantidad de pruebas y anuncios de la semana laboral de cuatro días.

«Los cambios recientes en el trabajo han acelerado el movimiento en favor de cuatro días», comenta Alex Soojung-Kim Pang, director de programas de la organización sin fines de lucro 4 Day Week Global, con sede en California, que aboga por una semana laboral más corta.

«La pandemia ha dejado en claro que podemos cambiar la forma en que trabajamos de manera muy drástica; la Gran Renuncia (nombre que se le dio en EE.UU. a la renuncia voluntaria de trabajadores en 2021) ha hecho que las empresas busquen nuevas herramientas de contratación y retención».

Modelos de trabajo
Existen diferentes modelos de semana laboral de cuatro días: desde recortar una jornada, reducir la jornada laboral y cobrar el mismo salario; a jornadas laborales intensas, en las que cinco días de trabajo se acumulan en cuatro turnos más largos.

La configuración anterior es generalmente el objetivo, logrado mediante una combinación de la introducción de nuevas herramientas y prácticas operativas que aumentan la eficiencia y dan como resultado un aumento en el bienestar de los trabajadores que impulsa la productividad.

Pero sin cambios operativos cuidadosamente planificados, existe un mayor riesgo de que ocurra esta última situación.

«Un error común es que una empresa diga: ‘Comenzaremos esto el lunes y lo resolveremos a medida que avanzamos'», agrega Pang. «Eso puede crear grandes problemas en el futuro».

Cómo el trabajo de cinco días se hace en cuatro
En los últimos meses, a medida que algunos jefes han hecho permanentes algunos planes piloto, los empleados ahora se han familiarizado con los pros y los contras de la semana laboral de cuatro días.

Jennifer Shepherd dice que cambiar a una semana laboral más corta ha sido «transformador». Su empleador con sede en Durham, Reino Unido, la empresa de tecnología financiera Atom, presentó su semana laboral de cuatro días en noviembre de 2021 para todos sus 430 empleados. «Los viernes son ahora un día especial que paso con mi hija de un año», dice.

Andy Illingworth, de la agencia de diseño Punch Creative, con sede en Leeds, Reino Unido, que lleva trabajando cuatro días a la semana desde 2020, también valora mucho su día libre adicional.

«Los viernes por la tarde no son históricamente los más productivos», dice. «Ahora, los viernes, puedo dedicarme a mis pasatiempos, jugar al tenis y dar largos paseos. También me da más tiempo para desarrollar habilidades e ideas que puedo traer frescas los lunes por la mañana. No me gustaría volver a una semana laboral de cinco días».

Sin embargo, tanto Shepherd como Illingworth son conscientes de que hacer todo su trabajo en cuatro días, en lugar de cinco, puede tener un costo.

El horario de oficina obligatorio de Illingworth ahora es 90 minutos más largo cada día de lunes a jueves. «Trabajo de 08:00 AM a 17:00 PM, con un descanso de 30 minutos en el medio», explica. «Tuvimos que reducir nuestra hora de almuerzo a la mitad. Pero me siento más fresco, más concentrado y productivo trabajando durante cuatro días de manera sólida».

Shepherd, mientras tanto, se está adaptando a un ritmo de trabajo más intenso. «Todavía hay ocasiones en las que entro en pánico a media tarde del jueves y recuerdo que ya no tengo otro día de trabajo para completar todo», dice.

«Pero ahora uso mi tiempo de manera más eficiente. Puedo trabajar cuando es más conveniente: una vez que los niños están en la cama, puedo conectarme a la computadora y hacer un ‘trabajo profundo’ mientras mi bandeja de entrada y los mensajes de chat permanecen felizmente silenciosos».

Contras
De manera similar, la investigación de Gallup encuentra impactos tanto positivos como negativos de trabajar una semana más corta.

Si bien el bienestar de los empleados aumenta y el agotamiento se reduce debido a una semana laboral de cuatro días, la desconexión activa también aumenta: los trabajadores que ya se sienten desconectados de su empresa tienen más probabilidades de alejarse más si trabajan menos días.

Algunos trabajadores pueden resistirse a tener una semana laboral comprimida, con horas potencialmente más largas y menos descansos, impuestos por su empleador. Es posible que otros ya estén trabajando a pleno rendimiento, lo que significa que una semana laboral más corta podría hacer que su carga de trabajo sea menos manejable.

«Hay algunos empleados que terminarán tratando de acumular más trabajo en cuatro días cuando antes tenían una mayor flexibilidad para trabajar en cinco días», dice Harter. «Si llegas al jueves por la tarde, todavía no has terminado tu trabajo y todos los demás se han ido a casa, eso puede generar estrés y resentimiento».

Pang dice que una trampa potencial con la semana laboral de cuatro días es el impacto en el trabajo en equipo: los empleados están tan concentrados en realizar sus tareas en un marco de tiempo más ajustado que eso apaga la chispa de la colaboración.

«Las oficinas pueden acabar sintiéndose como pueblos fantasmas», añade. Sin embargo, Illingworth cree que tales «problemas iniciales menores» se pueden corregir con el tiempo. «Nuestro lugar de trabajo todavía tiene un ambiente animado», dice. «Apresurarse para completar un trabajo un jueves por la tarde no es algo habitual».

La importancia de la planificación operativa
En este momento, muchas empresas están buscando nuevas formas de atraer y retener a los mejores talentos: según una encuesta reciente de 4.000 trabajadores en EE.UU., el 83 % quiere una semana laboral de cuatro días. Esto hace que sea más probable que las empresas se apresuren a tener una semana laboral más corta y resuelvan problemas sustanciales sobre la marcha.

Pero Pang advierte que, en lugar de presionar al personal para que trabaje más rápido durante menos días, la preparación y el pensamiento cuidadoso son cruciales para que el modelo de trabajo sea sostenible.

«No conozco muchas empresas que lo hagan con éxito sin transformar radicalmente sus operaciones diarias», dice. «Es crucial diseñar una semana laboral más corta que sea más justa para todos, desde los ejecutivos hasta los trabajadores de primera línea».

Harter sugiere que un modelo de trabajo más personalizado para cada empleado, que puede incluir una semana laboral más corta, puede ser una mejor solución que simplemente imponer un patrón de semana de cuatro días a todos los miembros del personal.

«Una semana laboral de cuatro días podría ser la respuesta para algunas personas», dice. «Pero los empleados generalmente desean el trabajo flexible, se correlaciona más con el compromiso y el bienestar, y se adapta a un lugar de trabajo moderno».

A Camgöz, que acabó aceptando el ascenso y volviendo a un horario de cinco días, le gustaría volver algún día a una semana laboral de cuatro días, y Shepherd e Illingworth no renunciarán a la suya.

Todos han descubierto, sin embargo, que poner en práctica el nuevo modelo de trabajo conllevaba consecuencias: jornadas laborales más largas, jueves de mucha presión o preocupación por las opiniones de los jefes.

En el caso de Camgöz, se dio cuenta de que hacer que funcionara habría requerido una mejor alineación entre sus objetivos, la cultura del lugar de trabajo y las personalidades involucradas. «La decisión inicial de otorgarme una semana laboral de cuatro días provino de un buen lugar, pero puso de manifiesto que se debe pensar mucho en estas decisiones: en esta ocasión, tal vez, eso no sucedió».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *