1 abril 2022

Argentina y México se vuelven a citar en el Mundial de Qatar 2022

Diego Mancera
El Pais

La que puede ser la última Copa del Mundo de Lionel Messi, de 34 años, tendrá que pasar por la caseta de México, Polonia y Arabia Saudí. La Albiceleste, campeona de la Copa América, enfrentará a una selección mexicana a la que ha dominado históricamente. Ambas selecciones jugarán el sábado 25 de noviembre, en la segunda fecha del Mundial, en lo que será el mayor enfrentamiento entre equipos de Latinoamérica.

Argentina desembarcará en Qatar con la conciencia tranquila. Los dirigidos por Lionel Scaloni tienen como medalla insigne la Copa América que ganaron en Brasil, en la mítica cancha del Maracaná. También porque ejecutaron una limpia eliminatoria en Sudamérica con 14 victorias, tres empates y ninguna derrota. Terminaron segundos, debajo de la Canarinha. Messi, en modo capitán veterano, ha sido clave para ensamblar la nueva generación argentina: Rodrigo de Paul, Leandro Paredes, Guido Rodríguez, Nico González. El rosario ha estado bien enchufado con su país, aunque no en el PSG. En la portería han encontrado a un guardián ideal llamado Emiliano Dibu Martínez, en una situación completamente distinta a la que ocurrió en Rusia 2018 cuando el entonces seleccionador, Jorge Sampaoli, que se debatía entre Willy Caballero y Franco Armani ante la falta de un líder en la meta.

Aún con lo relativo que resultan los pronósticos y los favoritismos en el fútbol, Argentina aceptó de buen humor el sorteo, incluido su enfrenamiento contra México. Pero más que un supuesto alivio por jugar contra la selección de Gerardo Tata Martino, el vigente campeón de América tomó como un guiño positivo que evitará un duelo tempranero contra los equipos europeos que integraban ese grupo, como Países Bajos, Alemania y Dinamarca. “No nos podemos quejar, pero tampoco estar contentos”, declaró Scaloni este viernes.

Por la disposición que rigen los actuales calendarios del fútbol mundial, Argentina y el resto de los equipos americanos muy rara vez pueden enfrentarse contra los europeos. De los 31 partidos invicto que lleva la selección de Scaloni desde 2019, récord en la historia de la albiceleste, 30 fueron contra representantes de su propio continente. ¿El desfile que demostró Argentina en América en estos años le servirá contra equipos de otras geografías? En ese sentido, el choque en el cierre del grupo C contra Polonia será una prueba interesante.

La Albiceleste debutará en el Mundial contra Arabia Saudita, uno de los rivales de menor pedigrí internacional: en las cinco Copas del Mundo que participó, solo en una, Estados Unidos 1994, llegó hasta los octavos de final. En el puesto 49 del ranking FIFA, todos sus jugadores participan en la liga local para clubes que son potencia a nivel asiático pero que no tienen roce con el resto de los continentes. Confiada en una clasificación no segura aunque sí probable, Argentina aspirará a terminar en el primer puesto del grupo para no chocar en octavos de final contra Francia, favorita a ganar. Argentina tendrá su primer partido el lunes 21 de noviembre contra Arabia Saudí y cerrará contra el conjunto polaco el 29.

En cuanto a números, México ha labrado un camino decente rumbo a Qatar, al terminar segundos en la clasificación por debajo de la sorpresiva Canadá. El problema para los mexicanos ha sido el rendimiento del conjunto. Tata Martino, que llegó al cargo en 2019, ha tenido problemas para sacarle provecho a una nueva camada de jóvenes. El entrenador argentino apartó al goleador Javier Chicharito Hernández por generar problemas en el vestidor; Carlos Vela renunció a jugar y los hermanos Giovani y Jonathan Dos Santos tuvieron una caída en picada de juego. Estados Unidos fue el mayor escollo para Martino al despojarle los títulos regionales de la Copa Oro y la Nations League, importantes para el ranking de la FIFA. El Tri ganaba por la mínima y a última hora sus partidos. Eso abrió la brecha entre el seleccionador y los aficionados. Incluso cuando clasificaron al Mundial, no hubo fiesta en el epicentro de festejos: el Ángel de la Independencia.

El debut de los mexicanos será contra la dura Polonia de Robert Lewandowski, el 21 de noviembre. Su último juego será contra Arabia Saudí. La barrera que buscan romper los mexicanos es la fase de octavos de final, que se ha convertido en el trauma mexicano de cada cuatro años desde 1994. “[Es] difícil, yo creo que no hay grupo fácil en una Copa del Mundo. Pero enfrentar a Polonia, Argentina son retos grandes y enfrentar a Arabia Saudí tiene su grado de incógnita”, declaró Yon de Luisa, presidente de la Federación mexicana.

En el primer Mundial de la historia, en 1930, Argentina y México compartieron grupo. En el partido los argentinos golearon 6-3. Esa vez, el Tri quedó hundido al fondo del grupo al perder todos sus juegos. En 2006, Argentina le rompió el corazón a México en la ronda de los octavos de final cuando ganó en la prórroga con un gol de época de Maxi Rodríguez (2-1) pese al gran planteamiento mexicano, que en ese momento estaba dirigido por el argentino Ricardo La Volpe. Cuatro años más tarde, en Sudáfrica, México fue apabullado por la Albiceleste de Diego Maradona (3-1) y ante una estrategia timorata de Javier Aguirre. Qatar los volverá a unir. Argentina, de momento, respira; México lo padece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.