7 septiembre 2022

Por qué es importante la educación sexual a temprana edad

BBC Mundo

Nunca tuve la oportunidad de hacer algo que es casi un rito de iniciación entre los adolescentes británicos: colocar un condón a una banana durante una clase de educación sexual.

No fue hasta que tuve 27 años que finalmente pude hacerlo, pero en una capacidad muy diferente. No estaba aprendiendo a ponerme un condón, sino estudiando cómo le enseñaría a alguien más a ponérselo.

Unos 15 educadores sexuales recién capacitados y yo nos sentamos frente a nuestras computadoras, con condones y plátanos en la mano.

«A menudo usamos condones con sabor», explicó nuestro maestro a través de Zoom, «porque el olor es un poco más atractivo que los condones normales».

Se tomó un momento para mirar las expresiones de los participantes y, obviamente, encontró que algunos de ellos eran menos pacientes de lo que esperaba. «Es realmente importante que no te veas o te sientas aprensivo cuando haces esto», dijo. «No es así como quieres que se sientan los jóvenes…».

Un paso difícil para los padres

Muchos padres pueden sentir una sensación similar cuando intentan hablar con sus hijos sobre la intimidad física, aunque las actitudes hacia la educación sexual pueden variar ampliamente entre países y familias, según muestran investigaciones.

Un padre conversa con su hijo

Precisamente, un estudio realizado en Reino Unido encontró que, por ejemplo, a menudo los progenitores se sentían avergonzados y temían no tener las habilidades o el conocimiento para hablar con sus hijos.

Sin embargo, esa misma revisión también encontró que en lugares como Países Bajos y Suecia los padres hablaban abiertamente con sus hijos sobre el sexo desde temprana edad, y que posiblemente como resultado, los embarazos en adolescentes y las enfermedades de transmisión sexual eran mucho menos comunes que en Inglaterra y Gales.

Los padres que se sienten incómodos al hablar de sexo pueden encontrarse en una situación difícil. A muchos les gustaría que sus hijos supieran que pueden acudir a ellos con preguntas y problemas, especialmente en la era digital, en la que los niños se encuentran con contenido gráfico en línea a una edad cada vez más temprana.

Eva Goldfarb, profesora de salud pública en la Universidad Estatal de Montclair, es coautora de una revisión sistemática de literatura de los últimos 30 años de educación sexual integral.

Si bien la revisión se enfoca en las escuelas, Goldfarb dice que su investigación también contiene lecciones importantes para los padres.

Una idea básica es que la educación sexual tiene un impacto positivo a largo plazo, como ayudar a los jóvenes a formar relaciones saludables. Su consejo para los padres es que no se salten ni retrasen estas conversaciones.

Letras en cubos que conforman la palabra sex (sexo en inglés)

«Comienza antes de lo que piensas», dice ella. «Incluso con niños muy pequeños se puede hablar sobre los nombres de las partes y funciones del cuerpo, la integridad y el control del cuerpo».

Esto incluye hablar sobre temas que los padres tal vez ni siquiera consideren relacionados con el sexo, pero que tienen que ver con las relaciones de manera más amplia: «Nadie obtiene lo que quiere todo el tiempo, es importante tratar a todos con amabilidad y respeto».

Paso a paso

Los padres que no están seguros de cuándo y cómo iniciar estas conversaciones pueden encontrar útil buscar material de las escuelas.

En un estudio en Reino Unido realizado en 2016, los padres a los que se les mostraron los libros utilizados para las clases de educación sexual de sus hijos sintieron que entendían mejor el tema, y ​​también informaron que les hizo sentir más seguros al hablar con sus hijos sobre sexo.

Goldfarb sostiene que también puede ser útil para los padres tener reuniones con los maestros de educación sexual y recibir información sobre lo que sus hijos aprenderán al comienzo del año escolar.

Las pautas internacionales para la educación sexual, como una guía integral basada en evidencia publicada por la Unesco, también pueden ser un buen punto de partida para los padres que buscan consejos apropiados para la edad de los menores.

Los padres de un niño conversan en la escuela con una maestra.

El documento de la Unesco utiliza ideas básicas y claras sobre los cuerpos y las relaciones saludables organizadas en bloques, en lugar de transmitir todo en una «gran conversación».

Para un niño de 5 a 8 años, por ejemplo, una idea clave es que «toda persona tiene derecho a decidir quién puede tocar su cuerpo, dónde y de qué manera».

Para los adolescentes, las conversaciones pueden incluir debates sobre la salud emocional, como lo que significa asumir la responsabilidad de uno mismo y de los demás, o formas de contrarrestar la presión de los compañeros, además de brindar información específica sobre condones y otros anticonceptivos, según la guía.

Un factor que se enseña poco

Se ha descubierto que un factor es sorprendentemente poderoso en la educación sexual, pero sigue siendo relativamente poco utilizado: el placer.

Una nueva revisión sistemática de las intervenciones de salud que incorporaron el placer encontró que explicar el disfrute en torno al sexo puede fomentar hábitos más seguros. Se encontró que los programas que enseñaban a las personas sobre cómo lograr el placer sexual mejoraban el uso del condón más que aquellos que se enfocaban en los peligros del sexo sin protección.

«También vale la pena hablar sobre los aspectos positivos más allá de la protección, como por ejemplo, cómo usar un condón puede ser divertido y puede ayudarlo a conectarse con una pareja», dice Mirela Zaneva, una de las autoras del estudio y candidata a doctorado en psicología experimental en la Universidad de Oxford.

Zaneva descubrió que el placer tiende a no mencionarse mucho, o en absoluto, en la educación sexual.

Ilustración de varios condones

Esto significa que si su hijo no escucha sobre el placer de usted, es muy probable que tampoco lo escuche en la escuela. «Es probable que muchos jóvenes se pierdan conversaciones positivas y empoderadoras sobre el sexo en su educación sexual actual en la escuela», dice.

Ella señala que el Proyecto Placer, una iniciativa de salud pública relacionada a la investigación que realizó, ofrece una variedad de consejos prácticos sobre cómo incorporar el placer en las conversaciones con los jóvenes sobre el sexo.

«Hasta ahora, la evidencia es que hablar sobre el placer puede ayudar a los jóvenes a practicar sexo más seguro, a tener más conocimiento y actitudes positivas sobre el sexo, así como a tener más confianza y autoeficacia».

Encontrar fuentes confiables

Los padres suelen ser la principal fuente de educación sexual para los niños pequeños, pero los adolescentes tienden a recurrir a muchas fuentes de información, como sus compañeros, maestros y la cultura popular.

Y los padres pueden no ser los únicos que se sientan aprensivos.

Una investigación realizada en Irlanda encontró que mientras en el pasado, la ignorancia y la vergüenza de los padres eran los principales obstáculos para abrir conversaciones sobre sexo, hoy en día son los jóvenes quienes tienden a bloquear estas conversaciones, al afirmar que ya conocen los hechos.

Una madre conversa con su hija

Eso no significa que los padres deban evitar el tema, pero muestra lo importante que es enmarcar las conversaciones de manera que todos se sientan cómodos.

«Hágale saber a su hijo con anticipación cuando quiera hablar sobre algo delicado, potencialmente vergonzoso o difícil de hablar. No se sienten emboscados de esta manera, y es más probable que estén preparados y hablen con usted», dice Goldfarb.

Superar esa aprensión puede incluso convertirse en una experiencia liberadora. Después de todo, el sexo y las relaciones saludables, o como lo llaman investigadores finlandeses, «emociones corporales», son importantes en cualquier etapa de la vida adulta.

Los jóvenes están al comienzo de ese viaje y tienen la oportunidad de definir valores, hábitos y prioridades que pueden beneficiarlos a lo largo de la vida, no solo en situaciones íntimas, sino como parte de moverse por el mundo de manera segura y considerada.

Es posible que descubras que es una afirmación de la vida, y no remotamente incómodo, ser parte de ese viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *