1 de febrero de 2023

¿Cómo aplicar RCP y usar un desfibrilador?

Gina Kolata
The New York Times

Antes de 1958, no había tal cosa como la reanimación cardiopulmonar (RCP). Si el corazón de alguien se detenía debido a un paro cardiaco, esa persona caía al suelo, sin pulso, sin respiración. Y simplemente era declarada muerta.

Todo eso cambió cuando médicos del Hospital Johns Hopkins en Baltimore descubrieron la reanimación cardiopulmonar por accidente mientras estudiaban cómo darle choques a un corazón. Cuando presionaron los paneles del desfibrilador en el pecho de un perro de laboratorio, vieron una reacción fugaz en la presión arterial. Presionaron con más fuerza y descubrieron que podían empujar la sangre a través del cuerpo. Y así nació la RCP.

El problema es que solo una fracción diminuta de las personas que sufren un paro cardiaco y no están en un hospital reciben RCP. Benjamin Abella, director médico del Centro para Ciencias de la Reanimación en la Universidad de Pensilvania, dijo que eso es “una tragedia nacional”. La RCP administrada por un transeúnte puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, como lo demostró el caso de Damar Hamlin durante el partido de fútbol americano entre los Bills de Búfalo y los Bengalíes de Cincinnati hace unas semanas.

La RCP no es tan intimidante como parece; se puede aprender en minutos. En el Centro Médico de la Universidad de Cincinnati, donde Hamlin fue atendido, Jason McMullan, un médico de urgencias, le ha enseñado a mucha gente a realizar RCP, desde Niños Exploradores hasta personas en asilos.

A continuación, te decimos lo que necesitas saber sobre qué es y cómo aplicarla.

Un paro cardiaco, también conocido como muerte súbita cardiaca, ocurre cuando el corazón deja de latir de manera repentina.

La persona colapsa y pierde la conciencia, parece haberse quedado sin vida, no tiene pulso y no está respirando. Puede haber muchas causas.

“Debes llamar al 911, pero la ambulancia puede tardar varios minutos o más en llegar”, dijo Sumeet Chugh, director del Centro para la Prevención del Paro Cardiaco en el Cedars-Sinai en Los Ángeles. “Mientras tanto, las oportunidades de una reanimación exitosa disminuyen un 10 por ciento cada minuto que pasa”.

Solía ser más complicado: tenías que alternar entre presionar el pecho de la persona y dar respiración boca a boca. Sin embargo, hace alrededor de una década, los expertos médicos se dieron cuenta de que la respiración boca a boca no mejoraba las cosas, era difícil que el público lo hiciera y era un factor que disuadía a la gente de aprender RCP.

“Besar a personas muertas es asqueroso”, dijo McMullan.

Estudios científicos indicaron que la supervivencia es la misma con o sin la respiración boca a boca. La mayoría de las personas cuyos corazones se detienen tienen oxígeno suficiente en su torrente sanguíneo para sobrevivir si se logra bombear la sangre a través de su cuerpo y, en especial, hacia su cerebro.

Ahora, la RCP es “solo con las manos”. Busca el centro del pecho sobre el esternón.

“Debes unir tus manos y presionar con fuerza y rapidez el pecho entre 100 y 120 veces por minuto al ritmo de la canción ‘Staying Alive’” de los Bee Gees, dijo Chugh.

Hay videos que muestran cómo hacerlo.

Además, comentó McMullan, incluso si no presionas con suficiente fuerza o rapidez, “aplicar cualquier versión de RCP es mejor que no hacer nada”.

Es posible —aunque inusual— fracturar las costillas de la persona. Sin embargo, cuando eso sucede es “muy poco probable que tenga consecuencias clínicas”, dijo Abella. “Ser demasiado cuidadoso con las costillas puede significar una peor administración de RCP y menos posibilidades de supervivencia”, añadió.

Necesitas presionar rápido para estimular el corazón.
Necesitas presionar rápido para estimular el corazón. Justin Sullivan/Getty Images

“Lo que quieres es maximizar la producción del corazón”, dijo Abella. “La RCP no es muy eficiente para mover la sangre. El corazón es una mejor bomba, así que para compensar esa situación es que vas más rápido. No puedes lastimar a alguien. Ya fallecieron”.

Debes continuar hasta que una ambulancia llegue o hasta que otro rescatista pueda tomar tu lugar.

Un desfibrilador externo automático, o DEA, da un choque al corazón y lo reinicia. Cuando abres la caja de cristal que contiene el DEA, el dispositivo te debería dar instrucciones grabadas y decirte que coloques las dos almohadillas adhesivas en el cuerpo de la persona de acuerdo con un diagrama. El DEA analiza el ritmo cardiaco y, si es apropiado aplicar una descarga eléctrica, te avisa que retrocedas, presiones un botón y administres la descarga.

“Para los paros cardiacos en los que se puede aplicar una descarga, es casi milagroso”, dijo Abella. “He visto a pacientes en paro cardiaco que, para cuando llegan a la sala de urgencias, se despiertan y se preguntan por qué están ahí”.

No obstante, los desfibriladores deben ser aplicados con rapidez y por ello es importante que haya más de un rescatista: uno que haga RCP mientras el otro va por el desfibrilador.

“Si estás haciendo RCP, debes gritar y pedir ayuda”, dijo Abella. “Si estás solo, debes correr y conseguir un DEA”, si sabes que hay uno cerca.

Encontrar un desfibrilador no siempre es sencillo. A menudo, los aeropuertos muestran en dónde están ubicados en los mapas de las terminales.

“El problema es que, si no estás en un aeropuerto, ¿qué haces?”, dijo Abella. “Por ejemplo, si estoy en un estacionamiento de un hospital, no sé dónde está el DEA más cercano y soy médico en un hospital. No tengo ni idea”.

Si pasas mucho tiempo en un lugar público determinado, podría ser bueno ubicar el DEA más cercano.

Muchas ciudades cuentan con servicios de RCP asistida por conmutador. Cuando llamas al 911, el operador te indicará cómo hacerlo paso a paso.

“Si la persona no responde y no hay respiración ni pulso, morirá sin RCP y es muy poco probable que empeores la situación”, dijo Chugh. Agregó que hay leyes del buen samaritano en los 50 estados de Estados Unidos que protegen a los transeúntes. Además, la ley federal de supervivencia al paro cardiaco, promulgada en el año 2000, brindó inmunidad civil a los usuarios de los DEA. Cuando alguien está inconsciente, el consentimiento para recibir RCP está implícito.

“Nunca ha habido una demanda exitosa contra alguien que haya brindado RCP con la intención de salvar la vida de un individuo”, dijo Chugh.

Gina Kolata escribe sobre ciencia y medicina. Ha sido dos veces finalista del Premio Pulitzer y es autora de seis libros, entre ellos Mercies in Disguise: A Story of Hope, a Family’s Genetic Destiny, and The Science That Saved Them. @ginakolata • Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *