8 de febrero de 2023

Fertilidad de la mujer: por qué disminuye pasados los 35 años

STACEY COLINO
NATIONAL GEOGRAPHIC

Es una cruel ironía que justo cuando es biológicamente más fácil para una mujer quedarse embarazada y tener un bebé, muchas no estén ni remotamente interesadas en hacerlo. Y, sin embargo, muchas mujeres no se dan cuenta de hasta qué punto el tiempo juega en su contra: una encuesta realizada en Estados Unidos a 1000 mujeres de entre 18 y 40 años reveló que el 20% desconocía los efectos de la edad en su fertilidad.

«La edad media a la que las mujeres desean quedarse embarazadas no ha dejado de aumentar», señala Tarun Jain, endocrinólogo reproductivo y director médico del Centro de Fertilidad y Medicina Reproductiva de Northwestern Medicine, en Chicago. Esto suele deberse a que, cuando la fertilidad está en su punto álgido, las mujeres están centradas en sus carreras profesionales y/o no están preparadas para sentar la cabeza con la pareja adecuada.

«Muchas mujeres se sorprenden al saber que la fertilidad disminuye con la edad«, cuenta Jain. A medida que la mujer envejece, añade, «disminuye la fertilidad, aumentan los abortos espontáneos y los defectos congénitos. Es un viaje más doloroso cuanto mayor se hace una mujer».

La realidad es que según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (Acog, por sus siglas en inglés), la fertilidad de la mujer (es decir, su capacidad para quedarse embarazada) alcanza su punto álgido entre el final de la adolescencia y los 20 años

A partir de los 30, la fertilidad femenina empieza a disminuir, y después de los 35 el ritmo se acelera. En concreto, antes de los 30, las mujeres tienen un 85% de probabilidades de concebir en el plazo de un año; a los 30, esas probabilidades descienden al 75%; y a los 35, al 66%, según las investigaciones. A los 40, la mujer solo tiene un 44% de posibilidades de concebir en un plazo de 12 meses.

(Podría interesarte: ¿Vacuna contra la COVID-19 durante el embarazo? Esto es lo que dicen los expertos)

Según Sandra Ann Carson, endocrinóloga reproductiva y ginecóloga-obstetra de la Universidad de Yale, «la fertilidad se encuentra en un continuo», y explica que se trata de una pendiente descendente gradual.

Cuáles son las causas del descenso de la fertilidad

A diferencia del hombre, que puede fabricar un nuevo “lote” de espermatozoides cada 72 días, la mujer nace con todos los óvulos que va a tener: aproximadamente entre uno y dos millones en los ovarios. Esta cantidad disminuye a entre 300 000 y 500 000 en la pubertad y continúa su trayectoria descendente desde entonces.

 Durante los años de menstruación, la mujer pierde óvulos todos los meses. «Muchas mujeres creen que pierden un óvulo cada vez, pero se trata de una cohorte de 10 a 20 al mes», indica Jain.

Cuando un óvulo maduro sale del ovario durante la ovulación, hay un intervalo de 12 a 24 horas en el que puede ser fecundado por un espermatozoide. «Los demás óvulos mueren por un proceso llamado apoptosis«, explica Jain. En resumen, la apoptosis es una muerte celular biológicamente programada que forma parte inherente de la función ovárica humana. A los 37 años, el recuento de óvulos se reduce a 25 000 y a los 51 ( edad media de la menopausia en EE.UU) quedan como mucho 1000 óvulos en los ovarios.

«Es parte del envejecimiento: a medida que envejecemos, nos salen arrugas y nuestro metabolismo se ralentiza, y seguimos perdiendo óvulos», detalla R. Kate Byron, ginecóloga y obstetra de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus.

Pero no es solo una cuestión de números. También es una cuestión de calidad, porque a los 45 o 50 años, la mayoría de los óvulos que permanecen en los ovarios son cromosómicamente anormales, dice Joseph Hill, endocrinólogo reproductivo y especialista en fertilidad de Fertility Centers of New England, con sedes en Massachusetts, New Hampshire y Maine. «La mayoría de los óvulos cromosómicamente anormales no permiten la fecundación. De los que lo hacen, la mayoría no se convierten en embriones que puedan implantarse [en el útero]. De los que sí se implantan, el 70% se pierden en las primeras 11 semanas por aborto espontáneo».

(Lee más: ¿Qué dice tu rostro de tu edad? Esta IA lo adivina con solo mirarte)

De hecho, el número de óvulos cromosómicamente normales que tiene una mujer disminuye con la edad, señala Carson. A medida que envejece, tiene un mayor número de óvulos genéticamente anormales, y cada mes después de la ovulación queda en reserva un mayor porcentaje de óvulos anormales.

En cambio, los hombres no experimentan un golpe relacionado con la edad en su fertilidad: es cierto que la calidad del esperma se deteriora un poco a medida que el hombre envejece, pero cada dos meses y medio hace borrón y cuenta nueva en la producción de esperma. Como informa la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (Asrm, por sus siglas en inglés), «no hay una edad máxima a la que un hombre no pueda engendrar un hijo«.

«Es muy injusto: a medida que los hombres envejecen, suelen tener problemas de erección, pero su fertilidad no cambia mucho, mientras que la libido de las mujeres tiende a aumentar, pero son menos fértiles», precisa Carson, ex presidente de la Asrm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *